El sector empresarial lidera la recuperación económica de la región con iniciativas como las expuestas durante el panel titulado ‘La Alianza del Pacífico, un mecanismo para la reactivación’, realizado en el marco de la IX Macrorrueda de Negocios, el encuentro comercial insignia del bloque.

Celebradas desde 2013, estas macrorruedas totalizan oportunidades de negocios por encima de USD 937 millones para 2.755 empresas exportadoras de los países miembro con 1.574 compradoras de cerca de 30 mercados.

En este contexto, Carlos Ignacio Gallego, presidente del Grupo Nutresa y del Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico (CEAP), destacó que el evento de este año significó “una gran oportunidad para la dinamización del comercio entre Chile, México, Perú y Colombia y algunos estados observadores de Asia, Oceanía y Europa, al igual que Singapur –el primer Estado asociado del bloque– y otros candidatos a ser asociados como Australia, Canadá y Nueva Zelanda”.

El encuentro se ha convertido en una plataforma de negocios no solo para las empresas grandes, sino también para las pymes de las cuatro naciones que, según el actual presidente pro tempore del CEAP, exportan a los mercados intra-alianza a través del protocolo comercial que les brinda la oportunidad de ser más competitivas y acceder con mejores aranceles y en menores tiempos de entrega a los países del bloque, gracias a las herramientas de facilitación del comercio.

“La Alianza del Pacífico es el mercado natural de las pymes de nuestros países, y ellas son un muy importante motor económico. Reconociendo los desafíos que se incrementaron sustancialmente con la llegada de la COVID-19, invito a los gobiernos a aprovechar el impulso que dieron las tecnologías, para que saquemos un mayor provecho de las herramientas digitales y sigamos impulsando de manera sistemática iniciativas como las macrorruedas de negocios”, apuntó Gallego.

El bloque en la reactivación

Al ser consultados sobre los aportes del bloque a la reactivación económica los sherpas de cada país integrante del CEAP destacaron los avances obtenidos en ese sentido.

Por ejemplo, Manuel José Prieto, director internacional de la Sociedad de Fomento Fabril de Chile, recordó que al comienzo de la pandemia “todos pensamos que tendría una fecha de caducidad”.

Recalcó que antes de esta coyuntura “el mundo marcaba una tendencia de mayor proteccionismo” y reconoció que la crisis generada por la pandemia implica “menos holgura fiscal para implementar ciertos planes”.

Por estos factores, sostuvo Prieto, el bloque representa “una oportunidad, que es como lo hemos querido ver en el CEAP, pensando en que, si los cuatro países trabajamos de manera conjunta, podremos apalancar recursos, conocimientos y experiencias que nos permitan salir de una manera mucho más rápida y expedita”.

Recordó el trabajo colaborativo entre empresarios de los cuatro países del bloque para identificar soluciones específicas en cinco aspectos que impactan la recuperación económica. Mencionó el fortalecimiento de la coordinación público-privada; las inversiones en infraestructura de obras públicas y de conectividad; la integración de los mercados de capitales; la importancia de un sello de sostenibilidad con miras a controlar la emergencia climática; y la inserción cada vez mayor de las empresas del bloque en las cadenas regionales de valor.

Por su parte Paola Buendía, vicepresidenta ejecutiva de la ANDI de Colombia, calificó la vacunación como “uno de los temas más importantes que tenemos [los países]; y creemos que es el que nos permitirá lograr una reactivación segura”.

Buendía describió la iniciativa de articulación público-privada cumplida desde el pasado 4 de julio en Colombia, denominada ‘Empresarios por la vacunación’, que encadena los pasos necesarios para aplicar las dosis contra el COVID-19, desde la importación de las ampolletas hasta su aplicación en las personas.

“El programa busca vacunar a más 1.050.000 personas de más de 2.900 empresas de muchas ciudades del país, con el acompañamiento de diferentes gremios. Llevamos hasta la fecha 700 mil dosis puestas en más de 23 ciudades”, indicó.

Sergio Contreras, vicepresidente ejecutivo de COMCE de México, exaltó “el compromiso de parte de los gobiernos y del sector empresarial a través del CEAP para sacar adelante la integración profunda del bloque”.

Contreras subrayó la “agenda digital” para favorecer la integración de los cuatro países y generar grandes oportunidades, pues la pandemia “está reorientando” la manera de “hacer estrategias de negocios”, y señaló que en cooperación regulatoria se está haciendo una revisión según los rubros de comercio exterior más importantes para el desarrollo de las cuatro economías.

Los sectores más importantes enunciados por Contreras son los de cosméticos, aseo doméstico, suplementos alimenticios y dispositivos médicos, entre otros productos.

“Esta [revisión] beneficiará muchísimo la superación de todos los obstáculos técnicos al comercio, lo cual permitirá que las pymes se integren con mayor facilidad a las cadenas regionales de valor”, añadió.

Por su parte, Mario Ocharán, director de promoción de exportaciones de PromPerú, recalcó que la Alianza del Pacífico ha significado una herramienta de promoción económica muy potente, y que en estos momentos es un mecanismo de reactivación.

“Para el Perú significa un espacio de movimiento de alrededor de 2.700 mipymes exportadoras de las 25 regiones del país”, aseguró.

Ocharán agregó que cada año se integran entre 150 y 170 nuevas mipymes que exportan a Chile, Colombia y México.

“Es un número muy interesante [respecto] de esas convergencias entre agricultores que pasan a la cadena exportadora y luego se convierten en exportadores en un espacio sólido como la Alianza del Pacífico”, puntualizó.

Iniciativas del CEAP 

Gallego resaltó además las tres iniciativas priorizadas por el CEAP en este año: elevar la calidad de vida de los ciudadanos mediante una estrategia de economía circular; apoyar las iniciativas de generación de empleo, especialmente para los jóvenes; y el proyecto de acumulación de origen con Estados Unidos desde los países de la Alianza del Pacífico.

Durante la cumbre de la Alianza del Pacífico celebrada en Chile, espacio el que Colombia recibió la presidencia pro tempore del mecanismo, el CEAP les entregó a los gobiernos de los cuatro países un documento de recomendaciones para lograr una recuperación económica, resiliente y sostenible.

El documento prioriza la gobernanza y conservación del recurso hídrico, la economía circular, el cambio climático y la biodiversidad y las herramientas para potenciar el cambio.

“Hoy más que nunca los gobiernos y las empresas debemos trabajar unidos para hacerles frente a los retos de sostenibilidad”, concluyó Carlos Ignacio Gallego.