Alianza del Pacífico (febrero 28 de 2018). Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Singapur están en proceso para sumarse como países asociados del bloque de integración regional latinoamericano. A la fecha se han realizado dos rondas de negociación, la primera en octubre de 2017 en la ciudad de Cali, Colombia, y la segunda el pasado mes de enero en Gold Coast, Australia. Una tercera ronda tendrá lugar el próximo 3 de marzo en Santiago de Chile. La posible adición de estos cuatro integrantes representa nuevas oportunidades en inversión extranjera directa y exportaciones para Chile, Colombia, México y Perú.

Los países Candidatos a Estado Asociado (CEA) son jugadores importantes en el panorama mundial y representarían para la Alianza una oportunidad de incrementar el volumen de exportaciones con miras a mayor diversificación de mercados, productos y cadenas globales de valor, con una población de más de 70 millones de consumidores con alto poder adquisitivo.

México implementó una estrategia enfocada en la diversificación de mercados, por lo cual, los países CEA serían aliados clave. Australia y Nueva Zelanda, por ejemplo, ofrecen oportunidades para los productos alimenticios procesados, ya que la gastronomía mexicana tiene una gran aceptación en esos países, así como también para bebidas como la cerveza, el tequila, el mezcal y el café.

Al mismo tiempo, estos cuatro mercados representan importantes oportunidades de negocio para Perú, dentro de las cuales sobresalen productos agroindustriales como las uvas, quinua, mangos, espárragos, arándanos, confecciones y textiles, calzado, entre otros.

En el caso de Chile, se abren mejores oportunidades en acumulación de origen.

Para Colombia, por ejemplo, los CEA representan una gran oportunidad para atraer inversión extranjera y generar más exportaciones de productos agrícolas, manufacturas de cuero, textiles y confecciones e industrias 4.0, entre otros.

La incorporación de estos nuevos países fomentará un esquema de integración estratégica, que impulsará el desarrollo económico y la competitividad de las economías de los miembros de la Alianza del Pacífico.