El comercio electrónico, el comercio de servicios y el canal de compras públicas son enormes oportunidades para potenciar el comercio de la Alianza del Pacífico (AP), ya que son espacios donde las empresas exportadoras del bloque pueden generar nuevas oportunidades de internacionalización con compradores de la AP y de terceros mercados, aprovechando así, las ventajas de la integración de las economías.

Para el 2021, los esfuerzos de promoción conjunta de la AP buscarán aprovechar estos nuevos canales con programas enfocados en compras públicas y comercio electrónico, que se desarrollarán en el segundo semestre.

Lo anterior complementará a las actividades de promoción ícono, que impulsarán la reactivación económica de la región.

En julio se realizará una rueda de negocios en el marco del IX Foro de Emprendimiento e Innovación LAB4+ con el fin de fortalecer el comercio de servicios en la región; y en agosto y septiembre se llevará a cabo la IX edición de la Macrorrueda de Negocios de la Alianza del Pacífico, mediante tres ruedas virtuales focalizadas por sector y por mercado (Asia y Oceanía, Europa, Intra-Alianza y Canadá).

En las versiones anteriores de estas actividades de comercio se ha contado con más de 3.000 participaciones de empresas exportadoras, y expectativas de negocios cercanas a los US$1.000 millones.

Paralelamente, el bloque ha alcanzado logros que facilitan el intercambio de bienes y servicios como, por ejemplo: la desgravación del 92% del comercio intrarregional y la desgravación del ocho por ciento restante, que se concretará en un periodo de tres a 17 años a partir de 2016.

Es de resaltar que la facilitación del comercio es uno de los grandes beneficios de la Alianza. Gracias a la interoperabilidad de las Ventanillas Únicas de Comercio Exterior, actualmente se intercambian certificados fitosanitarios y de origen, con lo cual, se elimina el uso de papel en las operaciones de comercio exterior que los requieran.

Además, se han logrado importantes avances en materia de armonización regulatoria en los sectores de cosméticos, suplementos alimenticios y aseo doméstico, estandarizando los requisitos necesarios para su comercialización al interior de la Alianza, lo cual tiene efectos positivos en la reducción de costos y facilitación de las operaciones comerciales para los empresarios de los cuatro países.

Las autoridades de promoción del bloque coinciden en la importancia de tener un plan de trabajo conjunto para maximizar los beneficios de pertenecer a la Alianza.

Según Jorge O´Ryan, director general de ProChile, “ser parte de la Alianza del Pacífico sin duda trae resultados positivos para nuestra economía, empleos y [oportunidades] para las Pymes, otorgando ventajas para llegar a más mercados con una mayor oferta, [más] sofisticada y complementaria. Nos ha permitido también mostrar la diversificación del bloque”.

“En estos 10 años el mecanismo tuvo avances significativos gracias al respaldo del sector empresarial, como por ejemplo en la facilitación del comercio intra-regional, la armonización regulatoria y el establecimiento de un mercado regional digital. Ahora le apuntamos a la globalización, y por eso, en el marco de todas las actividades de promoción, seguiremos conectando a los empresarios con compradores de todo el mundo”, agregó, a su turno, Flavia Santoro, presidenta de ProColombia.

La funcionaria indicó además que “durante la presidencia pro tempore de la Alianza del Pacífico, Colombia busca dinamizar el comercio entre los cuatro países miembro, mediante el aprovechamiento del canal de compras públicas, el comercio electrónico y el comercio de servicios, y así contribuir con la reactivación segura de la región”.

Igualmente, la Unidad de Inteligencia Económica Global de la Secretaría de Economía de México resaltó, como primera medida, “la libre circulación de bienes y servicios para fortalecer nuestros sectores exportadores al interior de la Alianza”.

“Una clara ventaja es la participación activa del sector empresarial a través del Consejo Empresarial de la AP y, sobre todo, la inclusión de las Mipymes en los eventos de promoción, pues esta última permite una distribución de oportunidades comerciales más equitativa y el acceso a terceros mercados para empresas mexicanas que buscan comenzar sus procesos de exportación. El intercambio de buenas prácticas también nos ha dejado grandes aprendizajes que aplicamos en nuestras empresas”, añadió.

Por su parte, la presidenta ejecutiva de PromPerú, Amora Carbajal, concluyó: “la Alianza del Pacífico tiene entre sus ventajas la oportunidad de una presencia conjunta de empresas y productos que engloban una oferta complementaria; fortalece además la participación del bloque en actividades de promoción para las exportaciones, generando de esta manera un mayor interés en las contrapartes, y negocios más rentables para las empresas”.